Hotel

Entre las 43 habitaciones de la finca,
nueve son independientes, situadas
en las villas privadas, cada una
con su propia piscina, y permiten a los
clientes elegir entre una calurosa
experiencia compartida en la casa principal
y la posibilidad de vivir una estancia más íntima.

Rodeado de pinadas, de arbustos de enebro perfumados y de flores silvestres, el complejo encalado ha sido restaurado con gran cuidado: los huertos originales han sido reconstituidos a partir de mapas aéreos de mediados de siglo por un equipo de artesanos locales dirigidos por la arquitecta interiorista Dorothée Meilichzon.

 

Hotel

Hotel

Hotel

Hotel

Los suelos rústicos de piedra seca, de hormigón encerado y de madera bruta de los espacios abiertos subliman las losas de terracota esmaltadas a mano.

 

La madera de olivo pálida y el cuero natural se completan con una paleta de colores inspirada en el cielo de Menorca: del azul pálido y el amarillo dorado del amanecer a los radiantes tonos anaranjados de la puesta de sol.